La cantante inglesa Adele Laurie Blue Adkins -conocida únicamente con su primer nombre-tiene 27 años y una carrera artística impecable y exitosa. Pero durante largo tiempo algo la tuvo muy preocupada: su peso y la dificultad que encontraba para recortar kilos de su figura.

Pero en un momento algo le hizo click y tomó la decisión de bajar de peso. Y lo logró: en dos años redujo 30 kilos, dejando las gaseosas, la carne, los dulces y los alimentos procesados. “Comencé a sentirme cada vez mejor, tanto física como anímicamente”, declaró Adele a la revista People.

Para lograr su cambio de imagen se sometió a una dieta vegetariana, consumiendo alimentos no provenientes de los animales. Únicamente ingiriendo verduras, hidratos de carbono, frutas, almendras, lácteos, legumbres y batidos. Además, incluyó en su dieta semillas de lino, chía y sésamo para bajar el colesterol y disminuir la grasa corporal.

Por la mañana, Adele suele desayunar un café con leche de soja, frutas, queso fino y aceite de coco. A media mañana, algún snack para no llegar tan hambrienta al almuerzo. Almendras, gelatina o barra de cereales son algunos ejemplos. Al mediodía, un omelette, arroz, lechuga, tomate y otras hortalizas. En la cena, un batido de leche con cereales o un yogur natural.